Salvar vidas no es un crimen

English | Italiano | Nederlands | Français | Deutsch

Durante 16 días, el barco de búsqueda y salvamento Sea Watch 3, estuvo atrapado en el Mediterráneo, durante la ola de calor, después de haber rescatado a 53 migrantes de una balsa hichable a la deriva cerca de la costa de Líbia. La capitana del barco de salvamento, Carola Rackete, fue injustamente arrestada por las autoridades italianas después de haber entrado en aguas italianas para poner a salvo a las personas migradas. Ahora se podría enfrentar a 5 años de prisión acusada de "facilitar la immigración ilegal" y a una multa de 15.000 euros por cada persona rescatada.

Esto es simplemente otro ejemplo de cómo nuestro derecho a salvar personas es criminalizado, pues las organizaciones de la sociedad civil son arrestadas, multadas e intimidadas en toda Europa por el simple hecho de ofrecer asistencia humanitaria a las personas que huyen de la persecución. Hace tan solo tres días, "Alan Kurdi" y "Alex", dos barcos en misión de rescate, entraron en conflicto con estados miembros de la UE para encontrar un puerto seguro. Estos no puede formar parte de los "valores europeos" de los que tan bien se habla.

El martes 16 de julio, la nueva presidencia de la Comisión de la UE será votada por los miembros del Parlamento Europeo. Este es un momento crucial para propiciar un cambio real en Europa. Como ciudadanos y ciudadanas de Europa, exigimos a nuestros eurodiputados y europdiputadas que voten en contra de una Presidenta de la Comisión que no se comprometa a restablecer una nueva misión de búsqueda y salvamento en el mar Mediterráneo.

En concreto, hacemos un llamamiento a que la nueva Presidenta de la Comisión se comprometa a:

  • Procurar vías seguras y legales para las personas que migran y restablecer una misión eficiente de búsqueda y salavamento;
  • Dejar de penalizar a voluntarios y organizaciones de la sociedad civil que salvan y rescatan a personas en el Mediterráneo que huyen de la persecución, la pobreza y la violación de los derechos humanos;
  • Reformar el Reglamento de Dublín para establecer una política de asilo basada en la solidaridad y la humanidad, que sea un proceso ordenado, y que incluya una distribución justa de responsabilidades entre los estados miembros de la UE;
  • Suspender qualquier tipo de apoyo entre la UE y la Guardia Costera de Líbia y asegurar que las personas rescatadas no son enviadas de vuelta a Líbia ya que no puede ser considerado un país seguro.

¿Vas a firmar?

Carola Racete fue injustamente arrestada por las autoridades italianas después de haber entrado en aguas italianas para poner a las personas rescatadas a salvo. Por esta acción se podría enfrentar a 5 años de prisión acusada de "facilitar la immigración ilegal" y a una multa de 15.000 euros por cada persona rescatada. Como ciudadanos y ciudadanas europeos queremos que la nueva Comisión Europea restablezca un misión Europea de búsqueda y salvamento.

Salvar vidas no es delito.

FIRMA AHORA